es ES zh-CN ZH-CN en EN
cedeu adscito urcj

mail icon Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
phone icon 91 725 44 39
whatsapp icon 618 20 99 75

  • El cociente intelectual de la población mundial ha aumentado 20 puntos desde 1950
  • La investigación se basa en pruebas realizadas por 200.000 personas en 48 países
  • La subida es mayor en naciones como China e India

Cada año que pasa somos más listos y más inteligentes. Ya lo decían los abuelos, y parece que los científicos les dan ahora la razón. Un estudio de la universidad King's College de Londres, publicado en Intelligence, concluye que la media del cociente intelectual (IQ Intelligence Quotient) se ha incrementado desde 1950 en 20 puntos, con respecto a los 100 que se establecen como media. Aproximadamente dos tercios de la población mundial se sitúa entre los 85 y los 115 puntos, mientras que un cociente superior a 130 o 140 puntos se considera excepcional.

El profesor Robin Morris, a la cabeza del equipo investigador, explica a EL MUNDO qué es el cociente intelectual: «El IQ es un concepto que mide las habilidades mentales de las personas, combinando sus capacidades en diferentes tests o pruebas de habilidad. Se utilizan una o varias pruebas para crear una medida de habilidad en la que la media es 100 y la mayoría de las personas está entre 85 y 115». El método IQ fue inventado en 1912 para medir la inteligencia (analítica, abstracta y práctica, según una de las diversas clasificaciones que mantienen los científicos) de las personas.

Para Morris, «la inteligencia es un concepto distinto del IQ; hay varias ideas sobre qué constituye la inteligencia», argumenta este profesor de neuropsicología: «Los hay que creen que la inteligencia es la capacidad para abstraer ideas, resolver problemas y razonamientos, e incluye también el pensamiento creativo. Otro aspecto es la inteligencia emocional, que no está siempre relacionada con las otras formas de inteligencia».

Cómo medir la inteligencia

El método IQ consta de partes verbales o pensamiento en términos de palabras, y de partes no verbales, en las que deben establecerse pautas o patrones a partir de secuencias de formas o figuras. Estas pruebas no verbales (resolver problemas y razonamientos) se conocen como el test de Raven porque fue desarrollado en 1936 por el psicólogo John Raven (1902-1970). Y han sido las usadas por este equipo, del que forman parte también Veena Kumari y Peera Wongupparaj. El test de Raven (Raven's Progressive Matrices) se considera una forma efectiva de medir la inteligencia de las personas.

En total, analizaron 405 trabajos llevados a cabo en los últimos 64 años en 48 países, en los que han aplicado pruebas de conocimiento a más de 200.000 personas. El resultado de la investigación trasladado a cifras establece que el cociente intelectual (IQ) aumenta una media de tres puntos cada década, aunque el crecimiento es irregular geográficamente. En países en vías de desarrollo, como China e India, el incremento es más notable que en los países desarrollados. En EEUU la subida es menor que en China e India, pero más consistente.

Las causas del aumento

Las causas de este incremento en inteligencia y sabiduría mundial no están claros. «Hay muchas teorías sobre el aumento del cociente de inteligencia, pero ninguna está demostrada. Quienes disponen de buena dieta y buena salud en la infancia tienden a desarrollar mejor sus habilidades mentales en la madurez. Otros factores, como más escolarización y cambios en los métodos de enseñanza, también se consideran, aunque en esto los resultados no son muy convincentes. Hay quien dice que mejoramos resolviendo problemas y haciendo tests porque nos hemos familiarizado con ellos, lo cual no significa que seamos más inteligentes. Entre estas dos teorías, la del medio ambiente y la de la práctica, hay otras intermedias. Mi opinión personal es que ninguna de las dos teorías justifica el incremento general del IQ. No obstante, la buena dieta y la buena salud son factores importantes, particularmente en países de bajos ingresos en los que el aumento ha sido superior», argumenta Morris.

El desarrollo tecnológico -precisamente en las décadas que abarca el estudio, de 1950 a 2014- y el uso de ordenadores han influido también en el conocimiento humano. A tenor de Robin Morris, «la tecnología ha tenido un impacto, porque las personas trabajan más con ordenadores y se comunican utilizando tecnología, lo cual da más experiencia para resolver problemas de cierto tipo planteados en ciertas pruebas de IQ. Al mismo tiempo, la experiencia tecnológica puede estimular más, lo cual deriva en mayor habilidad mental».

A pesar de que nadie ofrece una explicación clara sobre por qué ha aumentado el cociente intelectual mundial, la genética, el medio ambiente y la enseñanza o formación se apuntan como los tres elementos prioritarios. Robin Morris apunta que algunos mencionan la heterosis (mezcla y diversidad genética) como un factor, cuanto más mezcla entre las personas, mayor inteligencia. «A mi entender, la idea de cuanto mayor diversidad, mayor inteligencia, no tiene apoyo científico o es muy débil», sostiene.

Tampoco hay unanimidad sobre el grado de influencia de los aspectos educativos: «La controversia radica en que algunos estudios demuestran que en lugares donde la enseñanza no ha aumentado, las pruebas de IQ han subido. Por otra parte, algunas investigaciones muestran que menores sin formación escolar tienen menos capacidad de contestar pruebas de IQ. El efecto de la enseñanza en el cociente intelectual no es concluyente», constata el profesor. Otras pruebas para evaluar el intelecto humano incluyen elementos como el famoso cubo de Rubik, pero en este estudio no ha sido utilizado.

Autora: Contxa RODRÍGUEZ

Fuente: El Mundo 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas: Saber más

Acepto
POLÍTICA DE COOKIES

Este web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de 'cookies' y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su navegador. En caso de bloquear el uso de 'cookies' en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles.

¿Qué es una 'cookie'?

Una 'cookie' es un pequeño fragmento de texto que los sitios web envían al navegador y que se almacenan en el terminal del usuario, el cual puede ser un ordenador personal, un teléfono móvil, una tableta, etc. Estos archivos permiten que el sitio web recuerde información sobre su visita, como el idioma y las opciones preferidas, lo que puede facilitar su próxima visita y hacer que el sitio resulte más útil al personalizar su contenido. Las 'cookies' desempeñan un papel muy importante, al mejorar la experiencia del uso de la web.

¿Cómo se utilizan las 'cookies'?

Al navegar por este portal web el usuario está aceptando que se puedan instalar 'cookies' en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información:
Información estadística del uso de la web.
El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web.
El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles.
Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios.
Información sobre los anuncios que se muestran al usuario.
Información de las encuestas en las que ha participado el usuario.
Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
Tipos de 'cookies' utilizadas

Esta web utiliza tanto 'cookies' temporales de sesión como 'cookies' permanentes. Las 'cookies' de sesión almacenan datos únicamente mientras el usuario accede a la web y las 'cookies' permanentes almacenan los datos en el terminal para que sean accedidos y utilizados en más de una sesión.

Según la finalidad para la que se traten los datos obtenidos a través de las 'cookies', el web puede utilizar:

'Cookies' técnicas
Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de la página web o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a las partes web de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación y almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido.

'Cookies' de personalización
Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en su terminal o que el propio usuario defina. Por ejemplo, el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, el diseño de contenidos seleccionado, geolocalización del terminal y la configuración regional desde donde se accede al servicio.

'Cookies' publicitarias
Son aquéllas que permiten la gestión eficaz de los espacios publicitarios que se han incluido en la página web o aplicación desde la que se presta el servicio. Permiten adecuar el contenido de la publicidad para que esta sea relevante para el usuario y para evitar mostrar anuncios que el usuario ya haya visto.

'Cookies' de análisis estadístico
Son aquéllas que permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios en los sitios web. La información recogida mediante este tipo de 'cookies' se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, con el fin de introducir mejoras en el servicio en función de los datos de uso que hacen los usuarios.

'Cookies' de terceros
En algunas páginas web se pueden instalar 'cookies' de terceros que permiten gestionar y mejorar los servicios ofrecidos. Como por ejemplo, servicios estadísticos de Google Analytics y Comscore.

Cómo deshabilitar las Cookies y los Web Bugs en los principales navegadores:

Normalmente es posible dejar de aceptar las Cookies del navegador, o dejar de aceptar las Cookies de un Servicio en particular.

Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de Cookies. Estos ajustes normalmente se encuentra en las ‘opciones’ o ‘Preferencias’ del menú de su navegador. Asimismo, puede configurar su navegador o su gestor de correo electrónico, así como instalar complementos gratuitos para evitar que se descarguen los Web Bugs al abrir un email.

La web de CEDEU Centro de Estudios Universitarios ofrece orientación al Usuario sobre los pasos para acceder al menú de configuración de las cookies y, en su caso, de la navegación privada en cada uno de los navegadores principales:

  • Internet Explorer: Herramientas -> Opciones de Internet -> Privacidad -> Configuración.

Para más información, puede consultar el soporte de Microsoft o la Ayuda del navegador.

  • Firefox: Herramientas -> Opciones -> Privacidad -> Historial -> Configuración Personalizada

Para más información, puede consultar el soporte de Mozilla o la Ayuda del navegador.

  • Chrome: Configuración -> Mostrar opciones avanzadas -> Privacidad -> Configuración de contenido.

Para más información, puede consultar el soporte de Google o la Ayuda del navegador.

  • Safari: Preferencias -> Seguridad.

Para más información, puede consultar el soporte de Apple o la Ayuda del navegador.

Acepto las cookies de este sitio.

Síguenos en:

twitter icon  facebook icon  instagram  linkedin icon
CEDEU centro de estudios universitarios Madrid